Ir de compras en México – mis experiencias

Por Franz-Xaver Bulach

Cuando llegué a México las costumbres y ofertas de compra fueron muy impresionantes para mí porque son bien distintas de las que conozco en Alemania.
De Alemania estoy acostumbrado a tiendas que abren habitualmente a las 8 de la mañana y cierran a las 8 de la tarde. Y como el domingo todavía está considerado como día de descanso la mayoría de los alemanes no trabaja y para los supermercados no está permitido abrir los domingos, sólo en algunos días especiales en el año. La grandeza de los supermercados es muy similar, osea que casi no existen supermercados muy grandes o muy pequeños, sino que son todos medianos  y parecidos. Además no hay mucho servicio en los supermercados. No hay nadie que te empaque las cosas en bolsas, al contrario: si quieres una bolsa, tienes que comprarla y empacar tú mismo.


En consecuencia fue muy impactante ver que el servicio en México tiene tanto valor. Y eso se descubre no sólo en el sector de compra sino también en toda la gastronomía  y de manera general en el sector terciario. Al contrario de Alemania, en México casi todos las cadenas de supermercados están abiertas las 24 horas y 365 días por año. Y si vas a los supermercados grandes como Soriana, Walmart, HEB o Superama es normal que haya gente que te empaque todas las cosas que compraste. Pero esto tiene también que ver con que quieren crear empleos para la gente que no tienen otro trabajo. Los supermercados no pagan a la gente que te empaca las cosas. Ellos sólo ganan el dinero de la propina de los clientes. Y cuando ya has puesto los cosas del carrito en tu cajuela hay alguien que recoge tu carrito.

Otra cosa muy interesante para mí es el fenómeno de las tiendas de conveniencia Oxxo y 7eleven. Éstas son tiendas pequeñas que están en casi todas los esquinas en las ciudades. Ahí es posible encontrar todas las cosas que necesitas más frecuentemente.
Pero el servicio se muestra también en otros lados. Una vez fuimos a una discoteca y mi amigo tenía un cigarro en la boca. Immediatamente un guardia vino y encendió el cigarro.

Y también si comes en la calle normalmente también los dueños te dicen “¿Todo bien?¿Quiere una bolsa?” Y siempre entras en contacto con la gente. Por eso me gusta mucho comer en la calle.

Pero regresemos a los supermercados. Por supuesto, para el cliente es muy cómodo tener una tienda en casi cada esquina de la ciudad y siempre. Pero creo que para los empleados es seguramente también muy duro trabajar en la noche y con un salario bajo. Además es duro para los campesinos y los proveedores en general  porque cuando los supermercados son tan grandes y tienen tanto poder, pueden también exigir un precio bajo y los caminos de los productos se prolongan también, lo cual significa que es más difícil comprar productos del entorno cercano. Por eso está bien que todavía haya mercados muy bonitos en muchas ciudades en donde la gente todavía vende lo que produjo. Estos mercados por ejemplo en Guanajuato o D.F. son también muy distintos de los mercados alemanes. Fue muy alucinante para mí andar en un mercado y que en todos lados los vendedores estuvieran gritando para que compraras sus artículos. Aveces me sentí incluso molesto porque están gritando tanto, que casi me siento malo de irme sin comprarles algo.
Pero en conjunto tengo que decir que me gustó mucho hacer mis compras en México. Es muy cómodo y hay mucho servicio en todas partes. Por eso México fue también clasificado como mejor país para comprar en cuanto a servicio al cliente, según la revista Forbes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s