Titanium Fest

Chantel Barnshaw

Este semestre, el Tecnológico de Monterrey festejó su setenta aniversario. Las preparaciones para dicho evento comenzaron desde seis meses antes y el festejo duro una semana, pero la fiesta más grande fue el viernes seis de septiembre por la noche.

La fiesta se llamó “Titanium Fest” y duró alrededor de tres horas, el evento se llevó acabo en el estadio Tecnológico, el cual se encuentra frente al campus. El estadio estaba prácticamente lleno de estudiantes, maestros y familias que se habían reunido para celebrar dicho evento. Todo empezó cuando se apagaron todas las luces del estadio y se empezó a reproducir un video sobre los preparativos previos al Titanium Fest. Después, hubo un hermoso desfile donde se mostraban los diferentes bailes tradicionales de cada ciudad en donde hay un campus del Tecnológico de Monterrey. Cada baile iba acompañado de un animal representativo de México.

El primer animal en salir fue el oso negro, que fue liderado por un grupo de bailarines que representaban al estado de Nuevo León. Luego, salió el estado de Quintana Roo acompañado por el búho, los bailarines de estado de Quintana Roo bailaron vestidos como gente de la época de los mayas. El estado de Yucatán salió bailando en compañía del cenzontle, y los bailarines se vistieron con ropa tradicional mexicana. El estado de Morelos desfiló con el jaguar, haciendo una danza con listones. El gallo fue el animal que representó al estado de Aguascalientes. El estado de Zacatecas bailó la danza del pardo y su animal fue un colibrí. Después, salió el caimán con el estado de San Luis Potosí.  El campus Chihuahua desfiló bailando la cucaracha, y claro, con la cucaracha como su animal representativo. La tortuga golfita representó al estado de Oaxaca. El estado de Campeche fue representado por el pavo.  De la misma manera, el estado de Sinaloa representó al coyote. El campus Querétaro fue representado por el cuervo, ya que este animal es tradicional de este estado. El campus del Estado de México desfiló con el águila real, que es uno de los símbolos patrios de México.

Me gustó más el baile del estado de Oaxaca porque la música y la ropa fueron bonitas y me encantan las tortugas.  También, me gustó mucho que durante el evento, el Tecnológico de Monterrey procurara hacer notar la diversidad y belleza de cada uno de los estados del país. Todo tenía mucho color y todo era tradicionalmente mexicano.

Al final todos los fuegos artificiales fueron extraordinarios y me hicieron sentirme muy orgullosa de haber formado parte del Tecnológico de Monterrey en este año tan especial.

Bungee Jump Cola de Caballo

Chantel Barnshaw

Durante mi segundo semestre en Monterrey, quise hacer actividades afuera de la universidad porque no estoy tomando muchas clases. En el semestre pasado, mis padres me visitaron para conocer México y aprender su cultura y costumbres, fuimos también a Cola de Caballo para ver la naturaleza y la cascada. Me gustó mucho porque en febrero, no hay muchos turistas en Monterrey entonces fue muy tranquilo y bonito.

En septiembre mi amiga me invitó a Cola de Caballo y fue por la segunda vez, juntamente con un grupo de estudiantes internacionales que quería saltar de bungee. En total había ocho estudiantes, un chico de Suecia, uno de Dinamarca, dos de México, una chica de Alemania, una de Noruega, una de Nueva Zelanda y yo. El salto en Cola de Caballo es el más alto en México porque cuenta con setenta metros de altura, pero mi mayor miedo es exactamente la altura entonces no estaba muy segura.

Era muy temprano y una noche antes salimos de fiesta hasta tarde y muchos de nosotros estábamos crudos. Hacía mucho calor pero parecía un buen clima para saltar, estaba cansada y tenía mucho miedo además que no creía que pudiera hacerlo. Pensé bastante y hablé con dos chicos que ya habían saltado y me contaron su experiencia, además que después de pagar cuatrocientos pesos y el instructor me dijo que no podía devolver mi dinero si escogiera no hacerlo, decidí ser la tercera después de las chicas de Alemania y Noruega. La alemana no tenía miedo porque ya había saltado de un avión antes. La mire cuando caminó hasta la orilla y después estuvo parada en la orilla por diez minutos y antes de saltar el instructor le instruyó de cómo saltar correctamente.

Cada salto tardó cerca de siete minutos, y cuando fue mi turno, me puse muy nerviosa y no quise saltar. Pero mi amigo me convenció de que me iba a arrepentir de no hacerlo. Entonces, respiré profundamente y recé a Dios para que me protegiera y después SALTÉ!!!!

Más tarde, llamé a mis padres por Skype y les conté sobre mi salto en el bungee. Mi madre estaba sorprendida y no me creyó, cuando le mostré las fotos, sus primeras palabras fueron “DIOS MIO CHANTEL! VOY A TENER UN ATAQUE AL CORAZON!”, en cuanto que mi padre estaba muy emocionado porque había superado mi más grande miedo.

El próximo día, puse las fotos de mi salto en Facebook y muchos de mis amigos estaban sorprendidos y orgullosos de mí. Aunque fue una maravillosa experiencia,¡no volvería a hacerlo!

70 Aniversario

 

Chantel Barnshaw

En septiembre, en el Tec celebramos su 70 aniversario. Fue muy emocionante para los estudiantes, alumnos y profesores. Hubo varias actividades diferentes en el campus durante la semana del aniversario. De dos de septiembre hasta el cinco, estuvieron “Las Noches del Mural”, en que estudiantes de artes digitales habían preparado esta exposición muchos meses antes del aniversario. Por la noche en el campus, había un show de luces en el famoso mural del Tec usando música y animación para enseñar la historia de México y los valores del Tec. Fue maravilloso mirar el espectáculo porque le enseño a los estudiantes internacionales sobre la cultura mexicana y los hizo sentir orgullosos de ser parte del Tec de Monterrey.

También, hubo el “Museo del 70 aniversario” que tenía muchas fotos y exposiciones sobre la historia del Tec, y fue interesante ver cómo el Tec se ha transformado en setenta años. Durante el día y la noche, tuvimos una “Verbena Estudiantil” que tenía muchas actividades divertidas y juegos para los estudiantes, maestros y familias. Mi parte favorita de este evento fueron los diferentes tipos de comida mexicana. En la primera noche, probé tacos de huarache y helado de Michoacán, había comida de Oaxaca, Chiapas, Veracruz y muchas otras ciudades y estados. En el 7 de septiembre el Tec tuvo la “Gala de Estrellas del Ballet”, esta Gala fue interesantísima y mostró todo el talento de los estudiantes del Tec.

En el fin de semana, fui a mi primer partido de futbol americano en que jugó el equipo de los Borregos Salvajes (equipo representativo del Tec). Me pareció muy divertido ver cómo los estudiantes mexicanos apoyan a los jugadores. En medio tiempo, escuchamos a una banda regiomontana muy famosa llamada Los Claxones, me gustó mucho su música porque es muy diferente a la música que usualmente escucho en Las Bermudas o Canadá.

El 70 aniversario fue una inolvidable experiencia durante mi intercambio en el Tecnologico de Monterrey.

Fiesta en Monterrey

Philipp Rinn

 1005230_10200802118230057_1914062213_n

Desde que llegué aquí he tenido la oportunidad de disfrutar de diferentes tipos de fiestas, fui a varias fiestas de cumpleaños que son muy diferentes a como acostumbramos en Alemania, aquí en Monterrey las casas son más grandes y tienen jardines muy bonitos donde se pueden hacer muy buenas fiestas, en cambio, en Alemania las casas son más pequeñas y no podemos hacer fiestas de ese estilo en mi ciudad.

Además he ido a varios antros, al primero que fui, fue al República, fui un miércoles y estuvo muy padre, porque fue el “back to school” y es un muy buen lugar para hacer amigos nuevos y conocer a más mexicanos porque no van muchos internacionales como yo.

Por otro lado, también fui al LOBBY, me gustó mucho porque ahí si hacen fiestas para internacionales muy seguido; hay dos organizaciones grandes que se llaman  ISE  e INTEGRATE, por lo cual recomiendo mucho que los extranjeros que vengan se contacten con estos programas ya que realizan fiestas además de viajes a distintos lugares turísticos de México con lo que he tenido la oportunidad de conocer diferentes ciudades del país.

Por lo que en mi opinión quiero concluir diciendo que al venir a México los extranjeros no deben de cerrarse a convivir solamente con extranjeros, sino que combinen la interacción con mexicanos y con extranjeros, ya que ambos tienen sus puntos buenos y malos, los mexicanos son muy amables y conocen el país y los extranjeros viajan más, por lo que no les recomiendo que se cierren a un solo grupo.

Mi experiencia en México ha sido muy buena y no me arrepiento para nada de haber conocido este magnífico país.

Fútbol como jugador

Philipp Rinn

1382362_648407581858077_1425490668_n

Fútbol es el deporte nacional número uno y por eso obviamente hay muchas posibilidades de jugar fútbol en Monterrey. No hace mucho cuando aún el río Santa Catarina estaba seco, mismo que divide la ciudad, antes estaba lleno de canchas de fútbol. Pero después de un huracán en 2009 todo se quitó. Sin embargo, todavía hay muchas canchas distribuidas por la ciudad donde se puede jugar con los amigos.

Obviamente el Tec también ofrece fútbol en su programa de deportes tan variado. De hecho hay dos posibilidades diferentes para jugar. Una que se llama “soccer” es nada más el fútbol como se juega en todos partes del mundo. Pero también hay otra que parece más extraña y rara, ese estilo no lo jugamos en Alemania. Se llama “fútbol rápido” y se juega solo con cinco jugadores más un portero. También la cancha es mucho más pequeña (solo tiene 53x30m) y reglas distintas del fútbol normal. Por ejemplo, el tiempo de juego solo dura 40 minuto, y es separado en cuatro tiempos. Por lo demás la cancha es delimitada por bandas y por eso no hay tantos descansos y en verdad es un fútbol más rápido.

Obviamente tenía que intentar esa forma de fútbol también y no duró mucho hasta encontré un equipo. Las canchas de fútbol están muy cerca del Tec y de buena calidad. Es una experiencia maravillosa jugar fútbol adentro de una metrópoli con las montañas por atrás y al frente. Desafortunadamente no pasaron a la final pero me encantó ser parte de ese tipo de fútbol.

Fútbol como aficionado

Philipp Rinn 

Fútbol es el deporte más popular de los mexicanos y parece que cada persona tiene una opinión distinta y mejor que otras. Monterrey tiene dos equipos que son de la primera división del fútbol (conocida comercialmente como Liga MX), que está dividido en dos secciones (Apertura y Clausura) y además participan en la Copa MX.

Se dice que la gente de Monterrey (los regios) es la más fanática de México en términos de fútbol. Por eso, en “los clásicos”,  donde los dos equipos más grandes se encuentran, siempre movilizan toda la ciudad y le ponen un sentimiento muy caliente.

El estadio “Tecnológico” es parte del campus del Tec de Monterrey y casa de los “Rayados” (su nombre oficial es Club de Fútbol Monterrey pero nadie los llama así). Hace tres años (en la Apertura 2010) los Rayados ganaron el título de la Liga MX por la última vez. Sin embargo, eran muy exitosos en la “CONCACAF Liga Campeones” que es similar a la “Champions League” en Europa. Lo ganaron cada vez por los últimos tres años y por eso participaron en la “Copa Mundial de Clubes de la FIFA”.

No obstante, también existe otro equipo en la ciudad, los “Tigres” (el “Club de Fútbol Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León”), que es un club con larga historia y gran tradición. Su estadio se llama “Universitario Monterrey” y está localizada muy cerca de la Universidad Autónoma de Nuevo León, que es la universidad pública de Monterrey.

Image

Yo, personalmente, soy aficionado de los Rayados por varias razones. Principalmente, siempre fue un gran sueño vivir muy cerca de un estadio de fútbol, porque también me encanta ir al estadio en Alemania, pero siempre me toma mucho tiempo para llegar. Por eso, sin dudarlo tenía que ver algunos partidos durante mi estancia en Monterrey.

Un día, cuando salí de mi última clase, vi que en las calles por el estadio, mucha gente empezó a vender camisas, habían puestos de comida y otros artículos promocionales, que siempre son un indicio que va a haber un partido de Rayados. Entonces, regresé a casa e invité a mi compañero de departamento a disfrutar el partido. Antes de ir al partido compramos unas cervezas (en Alemania la cerveza es parte importante al ver un partido de fútbol) y los boletos en la sección donde están los fanáticos y jóvenes entusiastas. Al entrar el estadio, notamos que la gente nos miraba intensamente, pues creemos que llamamos la atención por ser extranjeros, y así se mantuvo la situación durante todo el partido. Todos querían tomarse fotos con nosotros, con los güeros, altos y “extraños”. Desde el inicio los fanáticos nos aceptaron y nos incluyeron en su grupo. Además, los apoyamos en las porras y ondeamos las banderas. Todavía recuerdo las palabras de mi porra favorita: “Señores, yo soy rayado y tengo aguante, AGUANTE!…” Nos gustó cómo cantaban y que también usaban instrumentos para apoyar a sus ídolos.

Comparado con México, en Alemania el ambiente es diferente porque somos más agresivos cuando estamos viendo un partido en el estadio. Por supuesto, esta vez también fue así, al principio había un ambiente más tenso pero al final cantamos todos juntos con nuestros nuevos amigos.

Además nos prometimos que seguramente volveríamos al estadio con la camiseta bien puesta de mis Rayados.

Cuando platicaba toda la historia a mis amigos mexicanos, muchos me dijeron que tengo que ir al estadio de los Tigres porque es más bonito y más impresionante. Y no pasó mucho tiempo cuando fui con un amigo mexicano que tenía boletos para toda la temporada y que es aficionado de los Tigres. Pero esa vez no fuimos a la porra donde está toda la gente joven y fanática sino a una sección con sillas más aburrido.

Tengo que decir que el ambiente en el estadio de los Tigres no es tan emocionante y excitante como en el estadio de los Rayados. Bien es verdad que el estadio de por sí es más bonito pero me importa más el ambiente y la atmósfera y, por lo tanto, no me arrepiento, y ya me compré la camiseta blanca con las bandas azul marinas de los Rayados, que la usé muchas veces durante mi semestre todas las veces con mucho orgullo.

Image

¿Qué más hay en el TEC aparte de estudiar?

¿Estudiar en el Tecnológico de Monterrey significa solamente aprender?
– ¡Para nada!

El Tecnológico de Monterrey es una universidad de excelencia y conocida en todo el México por su superioridad en enseñanza y docencia. Lo que puede dejar la impresión que la universidad solamente pone la presión en sus estudiantes y no deja espacio para hacer deporte, ser joven, celebrar la vida y seguir actividades personales.
El siguiente artículo va a presentar unas de las posibilidades que el TEC ofrece para apoyar la diversión y el desarrollo personal de sus estudiantes.

En mi opinión, hacer deporte es muy importante por el desarrollo personal. Los estudiantes pasan  gran parte de su día sentados en la universidad, es esencial tener una compensación deportiva.
Además deporte es bueno para desarrollar características personales como funcionar en equipo, no rendirse y mejorarse constantemente. También hacer un deporte es una buena posibilidad para relacionarse con otros estudiantes. El último argumento es especialmente importante para estudiantes de intercambio como nosotros.

El TEC ofrece a sus alumnos elegir entre una gran variedad de disciplinas deportivas fútbol, baloncesto, fútbol americano, tenis, nadar y bailar solo para mencionar unas de la gran variedad.
La elección tuvo lugar en la primera semana del semestre, yo elegí tenis. El TEC ofrece un curso gratis cada semestre. Un curso de tenis sin pagar para las canchas y con entrenador normalmente cuesta mucho y es buena opción también para estudiantes que quieren comenzar con el deporte.
Quién no está presente por el mínimo de veces demandado tiene que repetir el curso o tiene que pagar una sanción de aproximadamente 600 pesos mexicanos.

Para formar grupos de diferentes niveles, teníamos que hacer las pruebas técnicas. Mediante de una hora de entrenamiento, el entrenador del TEC – Julián Pérez Valdés – pudo evaluar qué nivel tenía cada estudiante.

En el TEC – en contrario de mi universidad en Alemania – el sistema de presencia también está en vigencia para el deporte universitario. Así quieren asegurar que solamente estudiantes que realmente están interesados en jugar tenis participan en los cursos y no quitan el espacio a los demás.
Además evalúan progreso personal en pruebas físicas y técnicas.

La prueba física para detectar la forma y condición incluye varios ejercicios deportivos como corrida de 3200 metros y ejercicios como lagartijas y abdominales que tuvieron lugar en el estadio del TEC y los Rayados de Monterrey.
Para mi eran un punto culminante porque pocas veces se tiene la posibilidad correr en un estadio de fútbol que abarca más de 38 mil de personas.

IMG_20130827_145742

El entrenamiento es muy profesional y en mi caso fue realizado por el entrenador Julián Pérez Valdés.
Estoy en el curso de avanzado dónde afinamos las diferente técnicas como “Slice” y “Topspin” o el saque.
Para animar los estudiantes al final de cada curso, el entrenador lleva a cabo varios juegos con nosotros. Se puede notar su ánimo y gusto en el deporte y la enseñanza. Se esmera mucho en organizar cursos exigentes pero divertidos. Últimamente visitó un congreso en Cancún y nos presentó varios nuevos juegos que aprendió allá. Se refleja su ánimo y motivación en nosotros mismos que nos lleva a mejoramientos personales.
Eso se puede ver también en el curso de los principiantes que lo tienen por mismo tiempo que nosotros y que juegan mejor cada vez.

Aunque mi universidad no se interesa por si hacemos actividades extracurriculares, me encantaría pasar el curso de tenis con buena nota.

El entrenador también organizó el “Tenis Fest” del TEC que tuvo lugar el último fin de semana (el 23 de noviembre). El “Tenis Fest” fue un día organizado por los entrenadores y algunos de los estudiantes en el grupo “avanzado”. Fue un día de entrenamiento extra con muchos juegos solo para divertirse y un torneo entre los participantes.
Para los participantes era buena ocasión para medirse con sus amigos para ver su capacidad en el deporte.

Pero el Tecnológico también organiza fiestas de vez en cuando. Para nuestros extranjeros es la “Programa Internacional Monterrey” que también organiza eventos, nos recuerda e invita de los varios eventos del TEC. Uno de los eventos fue el “Oktoberfest” que se enmarcó en el Expotec.
El Oktoberfest tuvo lugar el 20 de octubre. Ya se había terminado el Oktoberfest en Múnich, pero el Oktoberfest mexicano terminó la semana de Expotec.
El “Programa Internacional Monterrey” regaló camisetas a los internacionales y organizaron una banda que tocó música de marcha. Aunque los miembros de la banda eran originalmente de Austria y la comida como la gente mexicana se imagina la comida alemana, era muy amable, especialmente para los estudiantes alemanes, que la oficina internacional organizó este evento para los extranjeros que lleva la semana de Expotec a término.
Creo que estimaran todos los alumnos que estaban presente en el Oktoberfest, tan lejos de su patria aun sí están en contacto con costumbres alemanes en un ambiente regiomontano.

1375786_10151947348029429_761776396_n

1390754_10151947350394429_1987190025_n

Al lado del Tecnológico de Monterrey hay también varios grupos estudiantiles que organizaron fiestas por los fines de semana, por ejemplo los estudiantes de la facultad de Mercadotecnia.
Esas fiestas muchas veces tuvieron lugar en una quinta fuera de Monterrey.
Siempre organizaron un transporte que nos llevó a la fiesta y por la noche de vuelto.
Muchas veces celebraron que se terminaron los exámenes parciales o su facultad y galardonaron premios a sus compañeros. Los organizadores dieron premios por el compañero más chistoso/a, más flojo/a, el/la que es más divertido/a en fiestas, etc.

Siempre vinieron estudiantes que ya conocíamos y siempre conocimos a nuevos amigos.
Cada vez lo organizaron perfectamente: Hubo transporte, comida, bebida, música y juegos para divertirse y conocer a nueva gente.
Eran buenas ocasiones para practicar nuestro español porque la mayoría de la gente era mexicana. Por eso no hubo la posibilidad de hablar inglés con compañeros y por otro se podía ver que la gente se complació si hablamos español con ellos.

Lo malo de las fiestas siempre era que tuvieron que terminarla después de siete horas. Aunque no fue organizado oficialmente del TEC, hay una regla que dice que fiestas del TEC tienen que terminar a más tardar de siete horas. Así ocurrió muchas veces que la fiesta tenía que terminar cuando el ambiente llegó a su punto máximo. Sin embargo eso no nos detuvo de continuar celebrando con nuestros nuevos compañeros en residencias estudiantiles cerca del TEC.
Así conocimos a mucha gente mexicana, pudimos ver como celebran los estudiantes nacionales y practicamos nuestro español en varias charlas con estudiantes de Monterrey u otros partes de México que nos pudieron dar buenos consejos a dónde viajar después de nuestro semestre en TEC.

1380080_10153283723335562_1366007646_n

Johannes Bukenberger A01298162