Chihuahua y Chepe

Bartosz Krztystanek

El Chepe, también conocido como Ferrocarril Chihuahua al Pacífico, enlaza las ciudades de Chihuahua y Los Mochis. Es un tren muy importante, es decir, enlaza el noreste México con el Océano Pacifico. Para viajeros, lo más importante es, que el Chepe es reconocido como una de las líneas de ferrocarriles más bonitas del mundo. Recorre más que 650 km, tiene 37 puentes y casi 90 túneles. Por esta razón, el 3 de Octubre de 2013, siete estudiantes del TEC salieron de viaje para conocer esta parte de México.

DSC03202

La organización de viaje con Chepe es un poco difícil debido a la gran distancia de Monterey a Chihuahua y de Chihuahua a Los Mochis. Además, el tren (precisamente, su versión más económica) no sale todos los días – el camino hacia San Mochis es posible hacerlo solo el lunes, jueves y sábado y la vuelta el martes, viernes y domingo. Por este motivo, nuestro plan de viaje era muy estricto.

Salimos de Monterrey el jueves por la tarde en autobús de la empresa Omnibus de México. El costo del boleto de ida y vuelta es 1650 MXN. Caro, pero la distancia es 800 km y el viaje dura nueve horas. El camión es muy de lujo, cada persona tiene su propia pantalla táctil y mucho espacio para dormir. Después del viaje a Chihuahua, a las siete de la mañana, no nos sentimos cansados. Todo el viernes paseamos por Chihuahua, esperando al tren de sábado. Para ser honesto, en Chihuahua no hay muchos lugares interesantes para ver y creo que todo el día es suficiente para visitar esta ciudad.

El sábado, a las seis de mañana salimos de Chihuahua en tren. El viaje sencillo a Posada (es el pueblo más impresionante en el camino del tren, está ubicado cerca de Las Barrancas del Cobre) cuesta 800 pesos. El viaje dura ocho horas y los paisajes son realmente muy bonitos. Lo peor es, que las mejores vistas del tren están en el camino desde Posada hasta Los Mochis. Desgraciadamente, no tuvimos suficiente tiempo para continuar la ruta y decidimos a quedarnos un día en Posada, para tener tiempo a disfrutar de Las Barrancas del Cobre.

Las Barrancas del Cobre son un grupo de seis diferentes cañones. El sistema de cañones es más profundo que el famoso Gran Cañón de Colorado en los Estados Unidos y, además, es casi cuatro veces más extenso. Los paisajes son increíbles y tengo que decir, que es uno de los cinco lugares más bonitos que he visto hasta ahora.

DSC03225

El sábado hicimos una pequeña excursión dentro Las Barrancas del Cobre. El senderismo en este lugar es totalmente diferente que por ejemplo en Europa – en Posada no había turistas y los caminos no están preparados para la gente. Por esta razón, uno puede disfrutar de pura naturaleza y los paisajes extraordinarios. En Posada hay solo un hotel, pero tiene dos edificios ubicados en otros lugares. Los precios dependen del lugar, el edificio con la vista al cañón es mucho más caro. En lo más barato, la habitación para dos personas cuesta 700 pesos, pero está permitido dormir más de dos personas. Posada es un pueblito muy pequeño con solo una tienda. Además, no hay ningún restaurante ni el sitio donde se vende tacos u otros platos tradicionales allá. Sin embargo, esto no significa que tienes que preparar la comida por tu propia cuenta. Hay que preguntar en la tienda por una mujer que prepara burritos en su casa.

El domingo tuvimos aún más atracciones. A las nueve de la mañana salimos del hotel y después de 10 minutos en camioneta llegamos al Parque de Aventura Barrancas del Cobre. Compramos los boletos (600 pesos) y empezamos una de las mejores aventuras en mi vida. Hace tres años el Gobierno de Chihuahua construyó Teleférico con la vista al cañón y el sistema de siete tirolesas y dos puentes colgantes, para atraer más turistas allá. Las tirolesas tienen casi 4,5 km de la longitud en total (la más larga tiene 1100 metros y es la segunda tirolesa más larga en América Latina) y la velocidad que puedes tener es de 65 a 110 kilómetros por hora. Las impresiones son increíbles, pero esta aventura definitivamente no es recomendada para las personas con miedo de altura. Después las tirolesas, para regresar al sitio donde empezamos hay que tomar Teleférico (el precio está incluyendo en el precio de tirolesas) o hacer senderismo (la escalada dura cerca de cinco horas).

DSC03356

Toda la aventura duró más de cuatro horas y después decidimos regresar a Chihuahua en camión – es más barato y más rápido y, además, los paisajes también son muy impresionantes. Después más de 15 horas en dos camiones, llegamos contentos a Monterrey. Para todos nosotros la excursión a Las Barrancas del Cobre era una de las mejores experiencias en nuestra vida.

DSC_0848

Advertisements

Cuatrociénegas

Bartosz Krzystanek

Cuatrociénegas es uno de los municipios del Estado de Coahuila, ubicado a 300 km al noroeste de Monterrey. Cuatrociénegas se localiza en la Región Centro Desierto de Coahuila y su lugar más importante para ver es la reserva ecológica, llamada Área de Protección de la Flora y Fauna.

Cuando miramos las fotos de este lugar, muy rápido encontramos ocho personas que querían visitarlo. Decidimos viajar en dos coches, y como tuvimos solo uno, necesitábamos rentar otro. Este tipo de transporte es realmente barato en México. La renta por dos días y cuatro personas es de 1600 pesos más gasolina, que es dos veces más barato que en Europa. Por otro lado, los carros de compañías de renta no están en buen estado. Nuestro VW Golf tenía solo tres años, pero era arreglado después de un accidente y parecía mucho más viejo. Sin embargo, no tuvimos ningunos problemas con él durante el viaje.

Los paisajes en México son muy bonitos, totalmente diferentes que en países de Europa. Especialmente en lugares tan desérticos como Coahuila, al lado del camino no hay edificios, pueblos ni ciudades. Podemos ver pura naturaleza, que en caso de este estado significa especialmente pequeñas montañas y desierto. Manejar el coche en México es mucho más interesante y divertido que en muchos otros países. Las reglas en la carretera no son tan estrictas, es decir, las señales son solo sugerencias para conductores y en la mayoría de los casos no es necesario seguirlas. Durante nuestro viaje, en el camino no había mucho tráfico, pero hay que recordar, que para salir de Monterrey se necesita mínimo una hora. Después de casi cinco horas de viaje, a las 2 de la tarde,  llegamos a Cuatrociénegas.

DSC02941

Para dormir en Cuatrociénegas habíamos reservado una cabaña en el rancho „La máquina”. Aunque la cabaña normalmente sirve para cuatro personas, no tuvimos problemas para dormir allá ocho personas. Como llovía y el camino hasta la reserva ecológica estaba intransitable, decidimos quedarnos en el rancho el resto del día y descansar. El lugar es muy agradable, ubicado en el valle, rodeado por las montañas bonitas.

DSC02743

El día siguiente nos levantamos temprano y fuimos a un parque natural. La parte más importante de esta reserva de la biosfera son los lagos pequeños y algunos animales endémicos (que significa, que viven solo en este lugar). Vimos, entre otros, escorpiones (pero en esta región generalmente no son peligrosos para la gente), un tipo de tortugas endémicas y una pequeña araña, que según nuestro guía puede matar un hombre en seis horas. En los lagos está prohibido nadar, pero muy cerquita de ellos está un río donde podíamos nadar.

DSC02862

Finalmente, fuimos más o menos 50 km fuera de Cuatrociénegas para ver el desierto con arena blanca. Los paisajes son increíbles. Después regresamos a Monterrey.

DSC02876

El viaje a Guanajuato 14-09-2013

Hugues Borel

Para mí era muy importante festejar el Día de Independencia en México, en un lugar, donde las festividades son enormes. Desde el principio de nuestra búsqueda, era muy claro que el lugar perfecto para pasar este famoso Día de Independencia es San Miguel de Allende, donde empezó la guerra de Independencia Mexicana.  Este pueblo ‘mágico’, ubicado en el estado de Guanajuato, en el centro-norte de México, es famoso en todo México por su importancia que tuvo durante la lucha de independencia.

Después de una chiquita planificación, estamos listos para empezar nuestro viaje. Rentamos un coche y una furgoneta, porque somos un grupo de quince personas. En la mitad de la noche empieza nuestro viaje. Estamos cansados, pero listos para una aventura inolvidable. Después de 10 horas de manejar los carros, por fin llegamos a la ciudad de Guanajuato, donde está ubicado nuestro hostal. La primera cosa que capta nuestra atención son las calles subterráneas que permiten a cruzar el pueblo sin pasar por el centro. Esta larga red de túneles es muy impresionante.  Dejamos las mochilas en el hostal y después de comer, fuimos directamente para visitar la ciudad.

En la ciudad de Guanajuato, hay muchas cosas interesantes para ver.  Las calles están llenas de gente, vendedores de calle, estatuas y edificios antiguos. Guanajuato es particularmente conocido para su arquitectura colonial, para dar una idea – tiene 552 monumentos históricos protegidos. Encontramos Guanajuato como muy animado, con mucha gente, música y artistas callejeros. Paseamos toda la tarde por las calles estrechas y llenas de colores diferentes. Antes de regresar a nuestro hostal, fuimos a cenar y tomar unas copas.

Image

El próximo día nos levantamos temprano, porque es el día de independencia, y vamos a San Miguel de Allende. Después de un recorrido rápido por el pueblo Dolores Hidalgo, al mediodía llegamos a San Miguel. Está lloviendo a cántaros, y las calles casi están inundadas, pero esto no disminuye nuestra motivación.

Era muy impresionante ver que la gente estuviera tan feliz aunque estaba lloviendo tanto. Nos parecía que todos ya estaban borrachos y por eso cantaban y gritaban tanto. El espíritu de todo eso fue muy feliz.

Creo que el día de independencia en México es todo eso: una oportunidad para reunirse con amigos  y disfrutar de la vida mientras recuerda la historia del país. Una posibilidad para olvidar los problemas cotidianos y simplemente estar feliz. Y eso es exactamente lo que vimos durante todo el día y por la noche: los mexicanos con sonrisas grandes, tomando en nombre de su querido país. Si pudiera, regresaría allá el próximo año.

El viaje a Sayulita 3-11-2013

Hugues Borel

Cuando se acabaron nuestros segundos parciales en el Tec, tomamos la decisión de irnos de vacaciones a la costa oeste de México, cerca de Guadalajara. Durante los diez días visitamos varios lugares, pero el lugar más memorable para mí era Sayulita. Un pequeño pueblo lleno de turistas estadounidenses y conocido por sus playas de Surf.

En verdad, no hay nada que es particularmente impresionante en Sayulita. El pueblo no está muy bonito. El agua del mar no esta tan clara como en lugares de Yucatán. Además hay muchísimos turistas de los Estados Unidos. Sin embargo, lo que es realmente especial es el ambiente creado por la gente. La gran mayoría de la gente son surfistas, y eso crea un estilo de vida muy relajado y amigable. Todo el mundo se saluda en la calle, y después de unos días, ya conoces a la mayoría de la gente.

Image

Sayulita: Hoy no hay tantas olas. 

El otro aspecto que me gustó en Sayulita fue la comida. Hay muchos vendedores de tacos en las calles, y restaurantes que sirven varios platos. Si les gustan los tacos, recomendaría comer en la calle: los de camarones y varios pescados están muy ricos. Y muchos de los sitios están abiertos hasta la medianoche. En Sayulita no hay antros con la música para bailar, pero hay muchos bares. La mayoría de los bares está en la plaza central, y por eso, por la noche, todo el mundo se reúne allá.

Es obvio, que Sayulita no es el lugar ideal para todo el mundo. Si quieres ver las playas más bonitas o salir a antros por la noche, es mejor que evites este pueblo. Pero, si solo lo que quieres es descansar en la playa haciendo surf durante el día y tomando unas copas por la noche, ¡tienes que ir a Sayulita!

El viaje a Xilitla – 22/11/2013

Hugues Borel

El primer viaje que hice después de mi llegada a México fue con la organización de estudiantes que se llama ‘International Student Embassy’ – más conocida entre los estudiantes de intercambio como ISE. Fue durante mi tercer fin de semana en México y estaba muy emocionado por este evento. Todo el mundo estaba hablando solo de este viaje, y todo el mundo iba a ir. Cuando oí que sería el mejor viaje del semestre, no esperé más, y compré mi boleto. Tuvimos muchas ganas de ir a este viaje para conocer a la nueva gente y participar en unas de las mejores fiestas.

Lo que nos dio mucha emoción, fue la primera parte de viaje. Viajamos por la noche en los grandes camiones, que todos las llamamos ‘partybuses’. La razón por este nombre era clara: en el camión tuvimos barra libre con música. Todos estaban de muy buen humor, con muchas ganas de divertirse. Realmente había muchísima bebida y ninguno de los cincos autobuses podía acabarla. El viaje fue muy divertido. Creo que no se podría pasar mejor las 12 horas en camión.

Antes de ir a nuestro hotel, fuimos a un lugar muy bonito, llamado ‘El Puente de dios’. Había una cascada allá de la cual se podía saltar, y abajo había un lugar donde todos podíamos nadar. Además de ser bonito, ese lugar fue muy divertido. También tuvimos la oportunidad de encontrar a nueva gente. Después unas dos horas de nadar y saltar, fuimos a comer algo, y regresamos a nuestros camiones para ir al hotel. Cuando llegamos a nuestro hotel, ya era mediodía y, después de hacer registración, todo el mundo se fue a relajarse  en la alberca. Eso era la mayor parte del viaje: relajarse, tomar el sol y hablar con nuevos amigos.

Image

El Castillo de Sir Edward James. Foto: Mikel O’larra

El siguiente día fuimos a las cascadas de micos. Pasamos unas horas bajando el río y saltando de las cascadas. Como hacía buen tiempo, nos divertimos al máximo. Pero, creo que lo mejor de este día fue el pollo que comimos justo después en un restaurante pequeño, que estaba muy cerca de las cascadas. Probablemente fue el mejor pollo que comí desde que estoy en México. Regresamos a nuestro hostal por la tarde. Por la noche tuvimos una fiesta grande cerca y adentro de la alberca. La barra libre otra vez y pintura sobre toda la gente.

Nuestro último día, después de despertarnos con dificultades, fuimos a visitar el Castillo de Sir Edward James. Realmente no es un castillo, sino unas construcciones raras en la selva. Pero es un lugar muy lindo e impresionante: definitivamente vale la pena visitarlo. Este día fue un buen fin de un buen viaje. Lo pasé muy bien este fin de semana: ¡conocí mucha gente y vi unos lugares muy bonitos!

Mexcaltitan – el pueblo más mágico de los ‘Pueblos Mágicos’

Kasia Pietrzykowska

Mexcaltitan, el pueblo ubicado en el estado de Nayarit, en la costa del Pacifico, está lleno de magia. ¿Por qué? Hay muchas razones para decir eso.

Primero, lo que no sabíamos antes de ir allá, es que es un pueblo escondido en una isla. El único modo para llegar a la isla es tomar la panga. Es importante saber que el transporte de lanchas va regularmente durante el día, pero ya cuando se oscurece el único modo para transportarse a Mexcaltitan es tomar una lancha privada.

Nosotros llegamos ya por la tarde y lo único que nos rodea es la plena oscuridad. Por suerte tenemos el número de teléfono del hotel (¡el único en la isla!), adonde vamos a quedarnos, pues lo marcamos y el dueño manda una lancha para recogernos.

El pueblo se parece a Venecia en miniatura. Unas de las calles se convierten en ríos y hay que usar barcas para llegar a casas situadas en ellas. En no más de media hora se puede caminar por toda la isla. En el centro se sitúa la pequeña plaza con la iglesia, como en todos los pueblos mexicanos.

Image

Image

Las calles de Mexcaltitan

Image

La plaza 

Image

Lo más mágico de Mexcaltitan es gente que vive allí. Todos se conocen y todos forman una gran familia. Por la tarde los vecinos se juntan para jugar la lotería o ver una película. Todas las puertas de las casas están abiertas por lo que se puede ver lo que está pasando adentro. Lo que toma mi atención es que la cosa más importante en la casa es el televisor, que está prendido todo el día.

Image

Una de las casas abiertas

Image

Un reunión para ver película

Pero lo más impresionante para mi es el lugar donde el dueño de hotel nos lleva para comer. Resulta que es la casa de una familia y el sitio donde nos sirven la comida es el cuarto de estar y dormitorio. Cuando nosotros estamos cenando, los niños están viendo la tele y el padre está descansando en el sofá. Por un momento formamos un parte de esta familia.

Image

La casa donde comemos

Real de Catorce – el pueblo que todos quieren conocer

Kasia Pietrzykowska

Real de Catorce parece ser el lugar más visitado por todos los estudiantes extranjeros que estudian en Monterrey. No es nada raro, porque el pueblo obviamente merece la pena visitarlo.

Real de Catorce se ubica en el estado de San Luis Potosí, a la distancia de 370 kilómetros de Monterrey. Hay viajes organizados por las asociaciones de estudiantes para conocer este lugar, pero nosotros decidimos organizar el viaje por nuestra propia cuenta. Somos 16 personas – los extranjeros y tres mexicanos. Rentamos una van, en la cual cabemos todos juntos. Salimos de Monterrey el sábado por la mañana y en 5 horas llegamos a nuestro destino.

Image

 

Los paisajes de San Luis Potosí

ImageImage

El pueblo impresiona desde el primer momento. Rodeado por las montañas bañadas en el sol y  la naturaleza desértica. En el centro se encuentra una pequeña iglesia, que se compone perfectamente con el paisaje. Todo el pueblo es muy chiquito y se puede alcanzar todos los sitios caminando. Las calles y las casas están hechas de piedra, que te da el sentido como si hubieras viajado en el tiempo. La gente que vive aquí es muy relajada y la vida va andando muy despacio.

Image

El centro del pueblo

Lo primero, buscamos un alojamiento. Rentamos cuatro habitaciones con una terraza grande para nuestra disposición, con la maravillosa vista de las montañas. Luego vamos a comer gorditas – el plato más común en Real de Catorce. En las calles del pueblo en cada paso puedes encontrar a las mujeres preparando y vendiéndolas. Después nos toca la primera de dos mayores atracciones de Real de Catorce – un tour en los caballos. ¡No tienes que saber montar a caballo para hacerlo! Antes había montado a caballo una o dos veces en mi vida,  pues con los primeros pasos sentada en el caballo no me sentí muy segura. Pero, ¡No tengas miedo! Después te sientes más cómodo con cada paso y puedes disfrutarlo al máximo. El tour en caballos dura 2,5 horas. Al principio subimos las montañas para ver unas minas y cuando bajamos podemos admirar la  preciosa puesta del sol. Por la noche hicimos una fiesta en la terraza de nuestro hotel.

Image

La terraza…

Image

y la maravillosa vista

Image

Las mujeres preparando gorditas

Image

Una gordita riquisima

Image

Image

El siguiente día vamos en un jeep al desierto – es la segunda de los dos atracciones de Real de Catorce. En el desierto probamos peyote – el cactus chiquito que contiene los alcaloides psicodélicos. El peyote posee una larga tradición de uso tanto medicinal como ritual entre los indígenas. El sabor es horrible entonces no es posible comer 2-3 peyotes – la cantidad que se necesita para sentir los efectos psicodélicos.

Image

 

En el jeep

Image

Image

El peyote

Por la tarde, cansados pero muy contentos, regresamos a Monterrey.

Los costos del viaje para una persona (en pesos mexicanos):

– renta del carro: 230,

– gasolina más peaje: 100,

– hotel: 200,

– tour en caballos: 100,

– tour en jeep: 100,

– comida: 100-150.